InicioCurso de estilos CSS › CSS3 vs editores de imágenes

CSS3 vs editores de imágenes

En el mundo actual del diseño gráfico, PhotoShop y sus secuaces de Adobe Creative Suite han sido amplios y constantes dominadores del mercado durante varios años, llegando a desplazar y desterrar a muchas otras herramientas que no alcanzaron a tener el brillo necesario para permanecer en la cultura social.

Gracias a ellos hemos logrado crear y presenciar grandes obras visuales, ediciones hechas con gran calidad que perfeccionan hasta el más mínimo detalle. Su potencial nos da la oportunidad de llevar nuestras habilidades al extremo y poder experimentar con la estética y la función comunicativa de las imágenes con las que trabajamos.

Estas posibilidades ofrecidas combinadas con su desempeño, colocan a estos programas en la elite del diseño y por ello merecen la mejor de las menciones honoríficas, pero no por esto debemos confundir su función y llevar su uso al exceso.

Hoy en día hemos llegado a tal nivel de reconocimiento, que utilizamos estos programas para absolutamente todo lo referente al diseño, desde un pequeño sombreado, una transparencia o algún otro cambio sencillo, todo pasa por los trazos en alguna aplicación de Adobe Creative, actividades y efectos tan elementales que se pueden aplicar a un texto o una imagen en menos tiempo de lo que tarda en abrirse el programa en nuestra computadora.

Gracias al uso de las hojas de estilo y la incursión del CSS3, esta costumbre puede caer pronto en el desuso y empezaremos a utilizar código para llevar a cabo la aplicación de estas técnicas. CSS3 nos ofrece la posibilidad de crear y adaptar una serie de efectos sencillos como el sombreado, gradientes, transparencias y animaciones con tan sólo agregar unas cuantas líneas a nuestro código de estilo, ahorrándonos el acto de crear, subir y publicar imágenes editadas localmente.

Con esto no se trata de establecer la idea de que utilizar editores de imágenes es una actividad obsoleta, por el contrario, se busca que los editores sean utilizados para llevar a cabo aquellas actividades verdaderamente demandantes de herramientas de alto potencial.

En la realización de efectos sencillos, el uso de editores de imágenes puede retrasar en gran medida el proceso de desarrollo, muchas veces el arreglar o modificar un error de edición puede llevarnos a una serie de intercambios entre el editor de desarrollo y el de imágenes, cambios en una parte y otra que pueden tomar bastante tiempo. Al aplicar esto con CSS la edición se limita a un sólo lugar donde se concentra tanto el código de funcionalidad como el estilo.

Entre los principales beneficios de utilizar la estilización por CSS3, se encuentra el poder mantener nuestros sitios bastante livianos, al no tener que cargar imágenes y reducir el espacio ocupado por éstas se aumenta la rapidez con la que se descarga nuestra página, haciéndole llegar al usuario el contenido en menos segundos y así evitar su partida del sitio por impaciencia.

Otra ventaja clara es la posibilidad de manejar los efectos de manera dinámica, podemos aplicar el mismo efecto a diferentes textos o imágenes que se pueden generar en base a diferentes condiciones, o adaptar en diferentes secciones de nuestro sitio, en cambio con una imagen tendríamos que editarla y personalizarla para cada uno de los casos.

El utilizar demasiadas imágenes para mejorar o resaltar la estética de nuestra información, nos puede dar como resultado un sitio lento e inútil para los motores de búsqueda, actualmente la Web esta en punto donde la semántica juega un papel fundamental y las imágenes desentonan con este rol.

Si creamos nuestros titulares con imágenes por tratar de darles un estilo, puede que un buscador o un bot semántico simplemente ignore el contenido o la información que se presenta en el sitio, porque el contenido de una imagen siempre será invisible para ellos. Existen herramientas y auxiliares como el atributo “alt” que nos permite dar una mayor especificación semántica a la imagen, pero nada será igual que mantener el texto y simplemente adicionarle un estilo sin alterar su valor informativo.

Hasta el momento el único gran impedimento para empezar a utilizar los efectos con CSS3 en todos nuestros sitios son los navegadores obsoletos y el aún desarrollo de éste como estándar. Actualmente la falta de compatibilidad con algunos navegadores es evidente, como ya es del saber de muchos Internet Explorer es un navegador bastante atrasado en la aplicación de las estandarizaciones dadas por la W3C por lo que prácticamente todas las propiedades de CSS3 no se pueden usar, por otro lado navegadores como Firefox aún no cuentan con muchos efectos pero cubre la mayoría.

El existir esta irregularidad, pueden presentarse diferencias sensibles en la representación del contenido por un navegador y otro, por lo que por el momento aún se puede recurrid a imágenes para representar información que necesita ser vista de manera estándar.

Hoy en día el utilizar CSS3 combinado con una serie de imágenes bien colocadas nos dará un sitio bastante presentable, que cumpla con su labor tanto informática como de entretenimiento, los métodos tradicionales aún no están aún totalmente obsoletos, podemos ir practicando y adaptándonos poco a poco hasta llegar a explorar lo suficiente para centrarnos en los nuevos estándares en un futuro.

No hay manera de definir cuando se dejara de usar uno para comenzar con el otro, las propiedades de cada elemento son muy diferentes, PhotoShop y cualquier editor de imágenes tendrá muchas más alternativas y maneras de adaptar nuestra información, pero CSS3 cuenta con el respaldo de la maquinaria que ha impulsado a Internet a los lugares que se encuentra actualmente, la nueva Web semántica demanda alimentarse con información y tenemos que proporcionársela, y que mejor que con una gran y atractiva estética.

Escrito por:
ISC Daniel Ernesto Navarro Herrera
OK HOSTING TEAM
Contrata hoy tu Hosting y Dominio en
http://www.miempresaenlinea.com

Lecciones relacionadas